Mejor sin Neymar


Un año después, vuelve el Madrid al único terreno que le queda, todo un continente, y ante los enemigos clásicos. Fue oficial pocos minutos después de ver a Neymar salir en camilla. Si a alguien le perjudicaba su lesión era al Madrid, por supuesto. No solo el Paris Saint Germain jugará más como equipo, hemos leído que en el vestuario francés se respira incluso un ambiente de “júbilo” por la fatalidad del brasileño. Será porque recuerdan el roto que les hizo en el Camp Nou la pasada temporada, antes de la intervención arbitral más comentada de los tiempos modernos. Sí, fue Neymar y no Messi quien levantó al Barcelona aquella noche desde la lona.

Sostener que el PSG será más fuerte sin él solo confirma el programa de quien lo afirma, sobre una idea razonable. Este es un año sin el Madrid y así debe ser cuanto antes. La orgía del curso pasado culminada en Cardiff y con un par de extras en verano ha tenido una resaca tan larga como las de esos hombres y mujeres que se acercan a los cuarenta y no asumen las cosas como son. La vida no da respiro, menos el fútbol y su calendario ferviente. Por tanto, la temporada del Madrid ha terminado y el PSG sin Neymar es más capaz de rubricarlo que si actuara el brasileño desde el minuto uno como hizo en el Bernabéu.

Lo cierto es que aquel día desde la grada le vimos flotar, sobrevolar a los defensas que le se acercaban, pregúntenle a Nacho. El equipo gravitó en torno al magnetismo de Neymar. Jugó con tanta superioridad que los goles del PSG eran cosa lógica e inminente. En algún momento dio hasta la impresión de que indultaba al Madrid en la fase última de sus jugadas, cuando la diagonal terminaba. El argumento, en cualquier caso, es conocido. Se ha escuchado muchas veces con Cristiano Ronaldo. Como todo el mundo sabe, el Madrid es más fuerte y “más equipo” cada vez que el portugués no está en el once. De hecho es un misterio que el Madrid haya llegado vivo a París. Solo le separa un gol del abismo, es verdad, pero el guión de la temporada está escrito y no ponía eso del 3-1 con dos goles de CR. Otra vez.

Zidane conoce París, aunque no tanto el Parque de los Príncipes como el Stade de France. La ventaja en este caso es que puede dar instrucciones hasta en francés y despistar los corazones de estos bleus oscuros. Lo que sabemos a esta hora es que el partido marcará el final de una imbatibilidad de dos años, inexplicable para los entendidos, o la amenaza de una nueva primavera con el mismo adjetivo, con Modric, Marcelo y Cristiano afinados. Sea cual sea el resultado, se explicará desde la ausencia de Neymar.


FOTO: Getty

 

+ No hay comentarios

Escribe el tuyo