Menos récords

Menos récords


Pocos días antes de “vengar a una generación” canaria en Málaga, el Madrid siguió emitiendo datos asombrosos por las redes, récords anotadores y todo ese mundo infinito que solo sirve para distraer. “Menos récords y más Ligas” fue una de las primeras y definitivas respuestas recibidas. Los viejos de Chamartín quieren Ligas antes que nada, se ha recordado bastante estos días y si se ha olvidado durante un tiempo vamos a culpar hoy de todo el fenómeno a la UEFA.  Está visto que jugar cada año en Europa ha devaluado los títulos nacionales, aquellas oportunidades únicas de estrellarte contra el Milan el año siguiente. Lo más destacable de aquella respuesta, en cualquier caso, fue que no vino de un viejo, precisamente. Y eso da esperanza.

Sobre el fútbol moderno se discute enfadado de serie por todo lo que se supone que nos han quitado, pero no se han escuchado muchas voces destacando que el éxito de Zidane es el del gestor de toda la vida, el que ha funcionado en el Madrid sin grandes moderneces, a pesar de que tiene un Instagram potente. Zidane ha guardado su librillo, ha ejercitado su memoria y aparentemente ha sido simpático y directo con una plantilla llena de recursos, es decir, como siempre.

Se empieza a decir que tal vez es la mejor de los últimos tiempos con tal no de resumir el asunto en que por fin hubo un entrenador que le dio cancha a todos, incluidos los jóvenes, llegada la hora de la verdad. Siempre queda el comodín de Bale para mantener la línea crítica. Vista la gestión del banquillo por parte de Zidane, hasta cabría preguntarse cuántas jornadas le habrían sobrado al Madrid con un Bale al 100% durante meses. Pero no. Lo suyo ha sido suerte, seguro. No contar con Bale para la prórroga de Cardiff. Una suerte para ese aprendiz de entrenador.

 

 

+ No hay comentarios

Escribe el tuyo